jueves, agosto 24, 2006

Se confirma la noticia: el Sistema Solar está formado por 8 planetas

Pues ya es oficial lo que ayer comentaba en este blog. El sistema solar estará compuesto a partir de ahora de ocho planetas: Mercurio, Venus, La Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Junto a ellos, se ha creado una nueva categoría denominada planetas enanos (dwarf planets) que englobarán a objetos totalmente distintos a los que se cataloguen como planetas. En esta categoría de planetas enanos han sido incluidos como primeros miembros a Ceres, Plutón y UB313. Esta lista de planetas enanos será aumentada en breve. La noticia podéis leerla en la página de la Unión Astronómica Internacional, tras la votación realizada hoy en Praga por más de 2500 astrónomos, y donde además, encontraréis la nueva definición de lo que es un planeta:

http://www.iau2006.org/mirror/www.iau.org/iau0603/index.html

Curiosamente Ceres, que hasta ahora era el primero de los planetoides (por no decir asteroide) descubierto dentro del cinturón de asteroides existentes entre Marte y Júpiter, ha subido su categoría, al tiempo que la ha bajado Plutón. Ceres fue descubierto por Piazzi el 1 de enero de 1801, y le dio el nombre de Ceres en honor a la antigua diosa romana de la agrigultura y una deidad adorada en su Sicilia natal. Ya en aquella época hubo un debate entre si Ceres era el por entonces octavo planeta del Sistema Solar en ser descubierto o no, entre otros aspectos porque estaba en consonancia con la "ley" de Bode-Titio.

La historia de su descubrimiento es curiosa y las discusiones para catalogarlo como planeta o no también. Ahora, 205 años después, se ha recatalagodado nuevamente. De manera somera, se puede decir que, tras el descubrimiento hecho por Piazzi (monje italiano profesor de astronomía y matemáticas en Palermo), éste lo puso en conocimieno de Bode, astrónomo alemán de la época. Bode, en 1771, había publicado una ley que predecía la distancia de separación de cada uno de los planetas con respecto al Sol. En dicha ley, encajaban perfectamente los planetas que hasta entonces eran conocidos: Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter y Saturno. Cuando en 1781 se descubrió Urano por sir William Herschel, se comprobó que encabajaba perfectamente en esta ley. En dicha ley estaba predicho que debería haber un planeta entre Marte y Júpiter, por lo que Bode animó a 24 astrónomos alemanes de la época a buscar dicho planeta. Y curiosamente, el descubrimiento de Ceres por Piazzi, astrónomo independiente que no estaba entre los 24 anteriores, encabajaba perfectamente en el hueco que había entre Marte y Júpiter y que estaba predicho por la ley. Sin embargo, Piazzi se topó con detractores: entre ellos Hegel, un insigne filósofo alemán de la época, que "demostró", por llamarlo de alguna manera, que en nuestro sistema solar no podían haber más que 7 planetas.

Y en estas, el objeto descubierto por Piazzi desapareció del cielo, y no volvió a ser redescubierto hasta otoño de 1801 por Heinrich Olbers, un médico alemán de la época aficionado a la astronomía, aunque parece probable que fuese Franz Xaver von Zach quien lo redescubriera antes. El problema de su redescubrimiento era difícil, ya que hay que pensar que por entonces (comienzo del siglo XIX), no existía ningún tipo de ordenador que pudiese calcular exactamente la posición en que debería estar Ceres. Por fortuna, Gauss propuso un nuevo método basado en las leyes de Newton mediante el que se podía determinar la órbita de un planeta, planetoide o cometa utilizando al menos tres observaciones de su posición. Aunque en realidad hicieron falta más observaciones, Gauss tomó las observaciones de Piazzi y calculó que lugar del cosmos debía ocupar el pequeño planeta. Así pues, en otoño de 1801 había estimado dónde debería encontrarse y envió sus cálculos a los astrónomos interesados. Los cálculos de Gauss, por cierto, demostraban que la distancia del nuevo planeta al Sol era de 2.8 UA (Unidades Astronómicas) (1 UA equivale a la distancia que separa a La Tierra del Sol). Esas 2.8 UA eran exactamente las predecidas por la ley de Bode-Titio.

Tras su redescubrimiento se dejó el honor de bautizar al objeto a Piazzi, su descubridor original, que como he dicho, le bautizó como Ceres. Finalmente, debido a su escaso tamaño, se descartó a Ceres como el por entonces octavo planeta del sistema solar, siendo en su lugar, el primero de los asteroides descubiertos. Tras Ceres, Olbers descubrió por casualidad a Palas en 1802, otro asteroide, y razonó que, si otros astrónomos mantenían bajo observación los puntos del espacio donde se cruzaban las órbitas de Ceres y Palas, con casi toda seguirdad se encontrarían otros planetoides. Y así se encontró a Juno, en el punto de intersección de Ceres y Palas. Y con ellos, fueron apareciendo todos los demás asteroides que conforman el cinturón existente entre Marte y Júpiter. No todos se han encontrado en el punto de intersección entre Ceres y Palas. De hecho, Vesta, por ejemplo, que fue el cuarto asteroide descubierto, ya no estaba entre esa intersección comentada, aunque sin embargo, la hipótesis de Olbers no ha sido descartada debido a los perturbadores efectos gravitatorios de Júpiter y Saturno, que habrían borrado todo rastro del punto donde se cruzan las órbitas). Esto querría decir que todos los asteroides podrían tener un origen común y pertenecer a un protoplaneta que no llegó a formarse completamente. Hoy se sabe que los asteroides son en realidad los planetesimales que estaban destinados a fundirse y formar un nuevo planeta entre Marte y Júpiter, pero que las fuerzas de marea gravitacionales de estos dos planetas (especialmente de Júpiter, monstruosamente grande) impidieron que lo lograsen.

Por último, os dejo esbozada el cálculo de la ley de Bode-Titio de la que antes he habla
do. Decir que no es una ley en el sentido aceptado, pero se la suele conocer como tal y que además, muchas veces se la conoce sólo como ley de Bode, cuandofue Titio (profesor alemán de ciencias de la Universidad de Wittenberg, 1729-1796), el que la formuló. Lo que hizo Titio fue en realidad ordenar por primera vez los planetas por su distancia al Sol. Bajo el nombre de cada planeta, situó varias cifras: primero 0, luego 3, luego 6... y cada cifra siguiente doblaba a la anterior. Estas cifras se conocen como el número de Bode. Después sumó 4 a cada una de estas cifras y dividió el resultado entre 10. El cociente era la distancia aproximada entre cada planeta y el Sol, en relación con la distancia entre éste y la Tierra. Utilizó la distancia media de la Tierra al Sol como base para determinar su famosa Unidad Astronómica (UA), donde 1 UA =149.5 millones de kilómetros. Sus resultados originales fueron los siguientes:

Planeta.........................Mercurio......Venus.......Tierra........Marte..........?.......Júpiter.......Saturno
(NºBode+4)/10:.............0.4................0.7.............1................1.6..........2.8.......5.2.............10
Distancia real en UA:.....0.36..............0.72............1................1.52.........?..........5.2..............9.54

Los resultados son sorprendentemente precisos, atendiendo a los medios de la época (siglo XVIII).Ciencia_

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy interesante.

Rafa dijo...

Con todo el revuelo montado con la ley Antitabaco, me ha hecho mucha gracia esta viñeta. ¿Es que hay algún tipo de discriminación con respecto a Plutón? :)